La diferencia entre simpatía y empatía

“La verdad es que casi nunca una respuesta puede mejorar la situación. Lo que mejora la situación es la conexión”

Brené Brown

Anuncios

Si los hombres fueran mujeres

La cineasta francesa Eléonore Pourriat dio vida a este interesante corto. Ella quería que los hombres sintieran lo que muchas mujeres viven en su propia piel y así abrir las puertas de la reflexión sobre temáticas de género, que ahora están más actuales que nunca. En España, con la nueva ley del aborto y en Colombia, con argumentos de personajes públicos que culpan a las mujeres por haber sido agredidas sexualmente.

Aquí dejo el corto, vale mucho la pena dedicarle unos minutos.

El hombre invisible

Image

Hace muchos, muchos años, había un intelectual chino que se pasaba el santo día buscando y rebuscando entre los libros el modo de hacerse rico. Tenéis que saber entender, y entender y saber que los libros chinos contienen muchas cosas sabias y buenas, pero pocos consejos prácticos para hacerse rico, ya que la sabiduría es la mayor de todas las riquezas.

Ahora bien, aquel hombre que leía tanto prefería ser rico antes que sabio y, puestos a leer, confiaba hallar, en un libro u otro, el secreto de la fortuna. Así, pues, leía un libro tras otro, lo que no resultaba tan fácil como podéis creer, porque el alfabeto chino no tiene veintisiete letras como el nuestro, sino más de tres mil.

Un día, leyendo un libro, encontró esta frase: “en una hoja puede esconderse la clave del budismo. Quien la recoja puede perderse de vista tras ella”.

Lo que traducido a nuestro lenguaje quiere decir, más o menos, que hay una gran perfección en todas las cosas de este mundo, incluso en una hoja de árbol, y que, si sabemos contemplar bien la perfección de las cosas pequeñas, nuestra existencia humana dejará de parecernos tan importante y prioritaria.

Pero aquel hombrecillo no estaba para contemplaciones y tomó la sentencia budista al pie de la letra.

De modo que, muy decidido, fue al bosque y recogió un montón de hojas secas. Volvió a casa, las depositó en el suelo y dijo a su esposa:

– Fíjate bien. Ahora cogeré una hoja, me la pondré ante los ojos y, si es la hoja buena, los sabios dicen que desapareceré de tu vista. Solamente tienes que decirme si me ves o no me ves, y así sabré si he elegido la hoja buena o no. ¿Lo has comprendido?

La mujer creyó que aquello era una tontería de las gordas, pero para contentar a su esposo se dispuso a seguirle la corriente. ¿Qué sabía ella de lo que decían los libros? ¡No era una intelectual!

El hombre cogió una hoja al azar, se la colocó ante los ojos y preguntó:

– ¿Me ves?

– ¡Claro que sí!

Y una tras otra, aquel sabio mentecato preguntó y volvió a preguntar a su mujer, dale que te pego, si lo veía detrás de los ojos tapados por una hoja.

Llegó un momento en el que la mujer, harta de aquella bobada, no pudo más y para librarse de él le dijo:

– ¡Uy! ¡Ahora sí que no te veo!

El hombrecillo se quedó muy satisfecho con aquella respuesta. Guardó la hoja seca en una bolsita de seda, como si fuera el tesoro más preciado del mundo, y se marchó al mercado dispuesto a hacerse rico de una vez por todas.

¿Cómo iba a hacerse rico con una hoja?, os preguntaréis vosotros, que tenéis más juicio que él. Ahora lo veréis.

Convencido de que aquella hoja lo volvía invisible, el sabio bobo se paseó por el mercado hasta que encontró el más rico puesto de joyas. Entonces, se colocó la hoja ante los ojos y, seguro de que nadie lo podía ver, alargó la otra mano y birló la mejor joya delante de las narices del vendedor.

Éste, naturalmente, se puso hecho una furia y, como todos habían visto lo que había hecho aquel tonto, lo detuvieron y lo llevaron ante el juez.

El magistrado lo interrogó bien interrogado porque deseaba saber por qué había hecho semejante tontería, y el hombrecillo sabihondo le contó con pelos y señales que todo había salido de una frase que había leído en un libro lleno de letras.

Entonces, el juez se echó a reír con ganas, porque él también había leído ese libro y sabía cuál era el verdadero significado de aquella famosa frase. Entre risas pudo decirle a aquel papanatas bobalicón:

-¡Ay, realmente eres una rata de biblioteca sin una pizca de juicio! ¿No te das cuenta de que si te pones una hoja delante de los ojos, puede ocurrir que aquella hoja te impida ver la montaña que es mil veces mayor, pero que tú no veas la montaña no significa que los demás no te vean a ti? Mi sentencia es que deberás aprender la sabiduría de este mundo, pero no en los libros, sino en casa y en el mercado, y la primera que va a enseñarte será tu esposa.

Desde aquella sentencia, los chinos utilizan el dicho de la hoja que no deja ver la montaña para definir a las personas que prefieren fijarse en los detalles más absurdos de un problema en lugar de razonar sus implicaciones importantes.

Cuento chino, Proverbios de la Antigua China.

Libro: Quincemundos, cuentos interculturales para la escuela, de Teresa Durán

Imagen: Getty Images

Educar para ser feliz

“¿Qué pasaría si basaramos la educación en el estudio y la práctica de ser felices y saludables? Porque de eso se trata, de una práctica. De una simple práctica.”

8 cosas que educan la felicidad

Hacer ejercicio

Comer sano y balanceado

Pasar tiempo en la naturaleza

Contribución y servicio a los demás

Relaciones humanas

Recreación

Relajación y gestión del estrés

La religión y la espiritualidad

The drugging of our children

La prescripción de fármacos a niños entre 0 y 5 años, se está disparando en países de todo el mundo. Existe poca información por parte de las familias que medican a sus hijos con la mejor intención.
Familias, padres, profesores, pediatras, EXISTEN muchísimas opciones y recursos antes de medicar a un niño. Un fármaco debería ser la última opción de la lista.
Para más información, visitar este enlace: http://www.cchrint.org/

Los trastornos de moda en la infancia y adolescencia

Desde la perspectiva estratégica trabajamos sin etiquetas ni diagnósticos. Nuestros potentes resultados en la mejoría de la calidad de vida de los niños y sus familias demuestra que es posible trabajar sin utilizar un trastorno que explique la situación. Nos centramos en el “cómo funciona” y evitamos encapsularnos en las infinitas causas del problema. Es el secreto desvelado de nuestro éxito.

Ni blanca ni negra: la adolescencia

Es difícil entender la medida justa de las cosas. El equilibrio perfecto.  Resulta tan complicado que la mayoría de las personas habitualmente se mueven hacia los extremos. Generalmente llevados por la clásica enseñanza de que las cosas tienen que ser negras o blancas. De hecho, suele ser una frase casi de cajón en las conversaciones entre amigos, en el trabajo y con la familia. “Yo soy de  blancos o negros”. Sin embargo, ¿qué cosas en la vida de las personas son exclusivamente blancas o negras? Yo diría que ninguna.

La adolescencia es el ejemplo perfecto de que existe una bonita gama de grises. Los adultos, especialmente los que están más vinculados a los chicos, generalmente les piden un blanco o negro: “O eres niño o eres adulto”. La respuesta es imposible. Los chicos que entran en la adolescencia han dejado de ser niños, pero todavía no se han convertido en adultos.

Las hormonas comienzan su intenso trabajo. El cuerpo,  de repente, empieza a transformarse. La mente experimenta un gran desorden, ya no sabe como comportarse. El deseo sexual se despierta y no hay muchas herramientas para saber gestionarlo. Aparecen muchos sueños de futuro y proyectos nuevos cada día. Se despierta una curiosidad por descubrir cosas, por conocer el mundo. Asimismo, la identidad adquiere un sentido especial. Están buscando constantemente quiénes son y hacia dónde van.

Por un lado, siguen siendo los niños de siempre. Tienen miedos. Especialmente a crecer,  a no saber cómo comportarse en situaciones nuevas. A los fracasos,  sobre todo con el sexo opuesto.  Tienen miedo de no pertenecer a algo, de no formar parte de un grupo. Por otra parte, comienzan las responsabilidades de ser adultos. Deben responder en primera persona por sus estudios. Ya no es culpa de mamá y papá que los deberes no estén hechos y que haya malas notas al final de curso. Poco a poco empieza a haber más autonomía, más responsabilidades. Desde coger el transporte público sin ningún “adulto”, hasta asumir su sexualidad de forma comprometida. De esta forma, la vida adquiere otro sentido. Hay mucha información nueva para procesar. Nuevos estímulos. Diferentes preocupaciones. Es una época preciosa, de muchísima creatividad, pero al mismo tiempo de una gran confusión.

Desafortunadamente, en muchas ocasiones los padres y profesores, movidos por su  mejor intención,  no ayudan mucho a los chicos a orientarse. Por un lado les piden más autonomía. Por el otro, les dicen cómo deben comportarse todo el tiempo. Les señalan que deben resolver sus propios problemas. Sin embargo, en el día a día solucionan continuamente  sus dificultades, sobreprotegiéndoles. En otras palabras, eliminan todos los obstáculos del camino para que no sufran, para que no vivan frustraciones y tristezas.

Las consecuencias son nefastas. Los chicos crecen con inseguridades, se aíslan de sus compañeros, se sienten perdidos y fuera de lugar. Según los adultos, deberían ser o blanco o negro. Pero ellos se sienten como un gris. No tienen herramientas para afrontar las frustraciones, los problemas, las dificultades del camino. ¿Cómo las van a tener? Todos a su alrededor se han encargado de suprimirlas para que no sufran, para que no lloren.  En el colegio, la labor de los profesores es cada vez más difícil. Cuando se intenta poner límites al adolescente, los padres no tardan en poner el grito en el cielo. Así se obtiene una de las más grandes paradojas del mundo actual. Cuanto más les protegemos, más les incapacitamos.  ¿Por qué tenemos tanto miedo de que se enfrenten a la vida?

Obviamente, tampoco se trata de dejarles solos. De no servirles de guía y orientarles en sus dificultades. Ellos necesitan figuras de referencia, modelos a seguir. Y a su vez, necesitan equivocarse,  caer y volver a levantarse por sí mismos. Saber que a pesar de que son jóvenes e inexpertos, tienen las capacidades suficientes para salir adelante. Con ayuda de los adultos, pero no siendo remplazados por ellos.

Así que lo que propongo es empezar a pensar menos en el blanco y en el negro. La vida está llena de matices. Llena de gamas de grises. Eso es lo que la hace tan apasionante y divertida. Hay reglas básicas de cada familia que se deben respetar. Hay otras que se pueden negociar. A su vez, existen detalles de la vida cotidiana que ellos pueden empezar a elegir por sí mismos, como el deporte que quieren practicar o la ropa que les gusta más usar.

No se convertirán en adultos si no se les da la oportunidad de serlo. Y, sobre todo, ellos deben descubrir su camino poco a poco. Es un proceso largo. Sólo podrán descubrir qué quieren equivocándose y volviéndolo a intentar las veces que sea necesario. Peter Cameron, un gran novelista norteamericano en uno de sus libros decía algo que me gustó mucho. “Es demasiado sencillo vivir sin complicaciones. Quienes solo han tenido buenas experiencias no son muy interesantes”.

Laura García Beltrán

Septiembre de 2012